La noción de Estado: ¿una cuestión de hecho o de derecho?

La Convención de Montevideo sobre Derechos y Deberes de los Estados establece las características que debe tener un Estado como sujeto de derecho internacional. Estas son: una población permanente, un territorio determinado, un gobierno y la capacidad de entrar en relaciones con otros Estados. La suma de estos factores es lo que tradicionalmente caracteriza la categoría de Estado (Statehood). Sin embargo, esta conjunción no resulta satisfactoria ya que cada factor, llevado a la práctica, evidencia  incoherencias que generan incertidumbre en torno a que realmente puede considerarse como un Estado.

Así, el requisito de la población permanente resulta problemático para el caso de los territorios donde residen diferentes grupos étnicos y cada uno aspira a ejercer el derecho a la auto-determinación, como actualmente ocurre en Crimea. ¿Si la mayoría Rusa que habita la Península se declara independiente de Ucranía, estaríamos en presencia de un nuevo Estado? (Crimea tendría una población permanente, un territorio determinado, un gobierno, y seguramente Rusía la reconocería, cumpliendo así el requisito de interactuar con otros Estados). Por su parte, el requisito del territorio permanente enfrenta retos como el de Palestina o la situación de los pequeños Estados insulares cuyo territorio se hunde por el incremento del nivel del mar a causa del cambio climático. ¿Es concebible un Estado sin territorio definido? Además, la existencia de Estados fallidos o institucionalmente débiles erosiona el factor gobierno; mientras que el problema del reconocimiento por parte de otros Estados determina la manera en que un nuevo Estado puede interrelacionarse con otros miembros de la Comunidad Internacional.

¿Por qué un territorio como Somaliland, con cierta solidez institucional, que cuenta incluso con moneda propia, no es considerado como un Estado por la Comunidad internacional, mientras que territorios a merced de gobiernos débiles institucionalmente, como Somalia o Sudan del Sur, sí lo son? O ¿por qué Estados resultantes de un acto de secesión unilateral en ejercicio del derecho a la libre auto-determinación de los pueblos, como Kosovo, gozan de cierto reconocimiento internacional, mientras que otros grupos étnicos, cuya causa es similar, no logran el mismo reconocimiento, como el caso de Osetia del Sur? (no obstante, vale la pena acalarar que el reconocimiento internacional no atribuye la condición de Estado, ya que su efecto es declarativo en vez de constitutivo).

En suma, para establecer sí un territorio es o no un Estado, resulta necesario efectuar un análisis caso por caso, sin hacer generalizaciones. Además, habrá que tener en cuenta no solo el factor derecho, sino también los intereses geopolíticos en juego (es decir, para ser Estado, se necesita contar con la simpatía suficiente por parte de la comunidad internacional). Por todo lo anterior, pareciera que, en la práctica, la noción de Estado es más una cuestión de hecho que de derecho.

© Rafael Tamayo, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s